El principio

Empecemos por el principio, aunque por otro lado, ¿por dónde si no íbamos a comenzar?. Para tener un niño hace falta que papá ponga una semillita dentro de mamá... Bueno, tal vez no hace falta irse tanto al principio y podemos empezar a hablar del embarazo.

Yo he tenido dos embarazos que no han podido ser más diferentes uno del otro. Con el primero, con Rafael, pasé unas 3 semanas malísima que además coincidieron con un viaje a Bruselas en el que cuando me levantaba de la cama del hotel acababa vomitando. Así que ese malestar unido a que no paró de llover en esos 4 días de viaje no me convierteron en la mejor compañera de viaje. Pero en seguida se pasó y llevé un embarazo buenísimo. Rafael (porque así se llama el grande) no paraba de moverse y por la noche, concretamente a la hora de la cena, se la pasaba pegándome patadas que me hacían saltar de la silla. Por aquella época mi marido se imaginaba que sería futbolista, yo que soy más d ela tierra, me lo veía baialaor. Nació por parto natural un 30 de junio de 2013 que fue el primer día que hizo en sol en casi 3 meses en Lyon.

foto1 Leer Más

Anuncios

¿Por qué este blog?

Hace ya muchos años, cuando no era más que una estudiante en segundo de carrera comencé un blog en el que contaba un poco de todo y con la fuerza tolondrada que nos da la juventud lo primero que se me pasaba por la cabeza. Seis años después abandoné aquella aventura falta de ideas y pensando que ya nunca más podría aportar nada más a la blogosfera.

El tiempo pasa y además de curar las heridas y hacernos más sabios (o eso dicen) nos da perspectiva y nos enseña muchísimas cosas, y ahora siento que vuelvo a tener cosas que compartir. Ya no soy aquella atolodrada estudiante corriendo por los pasillos entre clase y prácicas, ahora soy una madre y esa es la mayor aventura que se pueda imaginar. Leer Más