Más rápido que la velocidad de la luz

El famoso físico Albert Einstein enunció en su Teoría de la Relatividad que nada puede viajar más rápido que la velocidad de la luz. Pues bien, yo lamento decir que el pobre estaba equivocado, sí que hay algo que puede moverse a velocidad sublumínica: los niños.

Ahora mismo los físicos del mundo se están llevando las manos a la cabeza horrorizados con esta afirmación, salvo los físicos que han sido padres que ellos están asintiendo en silencio. Un niño puede viajar más rápido que cualquier cosa conocida por el hombre, más rápido que el Concorde, que el Correcaminos, que una bala, más rápido que los Ángeles Llorosos… ¡No parpadees!

Leer Más

Anuncios

Superpoderes de madre

Ahora que estamos con la temática de Halloween y que cientos de brujas, magos y superhéroes van a llenar nuestras calles me parece un buen momento para hablar de los superpoderes que se adquieren cuando eres madre.

No me voy a extender demasiado en el hecho de que soy la única capaz de encontrar algo en una casa completamente desordenada. Es algo que siempre me sorprendió d emi madre, y saber ahora dónde se encuentra cada cosa me parece algo increíble.

Leer Más

Visita al «Parc des Oiseaux»

Si alguien viene de viaje a Lyon con niños una vista obligada es el Pac des Oiseaux (Parque de los Pájaros) de Villars-les-Dombes. Se encuentra a media hora de Lyon y es una de las mejores atracciones naturales a las que nosotros hemos ido. Los precios son algo caros si vas sólo una vez, si tienes la suerte de poder ir más de una vez te interesa coger el pase anual pues compensa sobradamente.

Leer Más

Cosas bonitas

Hace tiempo leí en un blog que “si tienes cosas bonita sy quieres que te duren, debes tenerlas organizadas y guardadas correctamente“. Por supuesto esta frase fue pronunciada por una blogger soltera y sin niños porque la realidad es que si quieres tener cosas bonitas y que te duren… ¡no tengas niños!.

Leer Más

Sensor de movimiento

Estamos en el siglo XXI, la tecnología nos rodea por todas partes, nunca antes un ser humano había podido estar tan conectado a tantas otras personas y de lugares tan distantes. Y todo eso gracias a un dispositivo que cabe en el bolsillo del pantalón. Pero no sólo eso, mandamos gente al espacio, tomamos fotografías de galaxias lejanas, exploramos los océanos y ahondamos en nuestro conocimiento de la naturaleza cuántica de las cosas.

Leer Más

A la pesca del pañal

El otro día estaba sentada delante de la tele viendo “Pesca Radical” en Discovery Max (no me miréis así, cada uno tiene su guilty pleasure y es mejor esto que “Las Campos“), el equipo de televisión seguía a unos intrépidos marineros que pescaban atunes con caña en medio de un mar embravecido. La escena se puso especialmente tensa cuando un joven luchaba por subir a bordo del barco un atún que culebreaba, se sacudía y se agitaba sin parar- En su ayuda llegó otro marinero, mucho más mayor, que con un golpe de muñeca consiguió lo que para el joven minutos antes parecía imposible.

Al ver esta imagen yo no pensé “ese marinero tiene más experiencia y por eso lo ha conseguido”, no, yo lo primero que pensé fue “ese señor de ahí es padre“.

Leer Más

El auténtico look de mamá

Cuando veo alguna madre blogger presentando modelazo con falda de tubo blanca, tacones y mini bolso de Chanel, siempre pienso que o bien se ha cambiado 5 minutos después de hacer esas fotos o tiene alguien que se ocupe porque de los peques si no, no me lo creo.

Aquí en el Lyon ya ha empezado el fresquito (hemos tenido dos días de entretiempo, así que ahora el invierno puede llegar sin sentirse culpable), y este e smi uniforme casi diario.

Leer Más

Hijos perfectos

Otra de las cosas que nadie se molesta en anunciarte cuando tienes hijos es que te vas a encontrar con “hijos perfectos”, que son, evidentemente, la descendencia de los “padres perfectísimos”. Son unos padres que nunca tienen ojeras, siempre tienen la casa en perfectas condiciones y nunca se han puesto un calcetín de cada color de puro cansancio.

Leer Más

Cuestión de prioridades

Si un día en el gimnasio me coge por banda el entrenador ese que va por ahí pululando y que le dice a todo el mundo que ejercicios le vienen bien, y me suelta que tengo que levantar una pesa de 10 kg durante media hora, primero lo miro con incredulidad, después me da un ataque de risa, y por último, viendo que él está hablando en serio, tomo la única decisión posible: me tiro al suelo y me hago la muerta. Leer Más

Una caricia

Pocas cosas hay en este mundo más tiernas que la caricia de un bebé, cuando extienden su manita con esos dedos regordetes y te tocan la ca en un gesto sincero de cariño. A las mamás nos encantan y por eso nos confíamos cuando un bebé nos acaricia y no vemos venir el zarpazo que viene después. Porque los bebés no tienen uñas, tienen garras. Leer Más