Lago Ness y Culloden

Tras dos días en la Isla de Skye volvimos de nuevo a tierra firme pasando esta vez por el estrecho de Lochalsh. A pocos kilómetros de allí se encuentra el impresionante Eilean Donan Castle, que es considerado el castillo más fotografiado de Escocia. Os sonará porque el castillo de la película los Inmortales.

Aparcamos unos 500 metros antes de llegar al castillo, pues el aparcamiento del mismo estaba completo. Estuvimos visitando los alrededores y cuando nos volvíamos al coche empezó a llover. Pero no una oequeña lluvia, sino un aguacero con todas las letras. Acabamos tan increíblemente mojados que tuvimos que cambiarnos todos de ropa. ¡Y en menos de 5 miutos!

3

Tras la ducha improvisada nos fuimos dirección a Inverness donde pasaríamos los próximos días. De camino nos paramos a comer en The Jack-O-Bite, un restaurante a la orilla de la carretera, con un lago del otro lado donde se puede comer comida típica escocesa.

Al día siguiente pusimos rumbo al Lago Ness. Este era uno de ls días más esperados por los peques porque les habíamos dicho que dentro del lago vivía un monstruo, así que los tuvimos bastante entertenidos con los prismáticos mirando al agua. El lago debo decir que es impresionante. Folklore, leyendas, mitos… Todo se da la mano en esos increíbles paisajes. Yo soy escéptica por naturaleza, pero cuando estás allí, ese escepticismo comienza a flaquear.

6Por supuesto, nuestra primera parada cuando llegamos a Drumnadrochit fue visitar los dos museos dedicados al Monstruo del Lago Ness. A pesar de que el primero era más didáctico y te explicaba más la historia del lago, de dónde salen los rumores y esas cosas, a los peques les gustó mucho más Nessieland.

Este museo está mucho más orientado hacia un público infantil, es más interactivo y tienen hasta peluches de Nessie para que los niños puedan jugar con ellos. En resumen, pasamos una mañana muy buena empapándonos de todas las leyendas referentes al lago y a su posible habitante.

No muy lejos del museo Nessieland hay un restaurante ambientado en Outlander que se llama Fraser. No pudimos ir porque estaba cerrado, pero de verdad que me quedé con las ganas de verlo por dentro. Tras la ajetreada mañana nos fuimos a comer. Acabamos en el Ness Deli, un café /tienda de comestibles que, aunque por fuera no parece gran cosa, se come de vicio. Os recomiendo el Meat Pie, estaba para chuparse los dedos, es una especie de carne en salsa pero que estaba sabrosísima. Al salir de allí un joven ataviado con el traje tradicional escocés amenizaba a los turistas con las notas de su gaita.

Por supuesto no te puedes ir de la orilla del lago Ness sin haber visitado el Castillo de Urquhart. Éste se encuentra incluído en el Explorer Pass, que ya dijimos que es imprescindible si se quieren visitar castillos, abadías y demás monumentos que pertenecen al Estado. A pesar de que a estas alturas del viaje ya habíamos visto un buen número de castillos éste me dejó sorprendida. Supongo que es por la cercanía del lago, de las vistas que se tienen desde sus murallas, pero me pareció impresionante.

Estando allí, dos auténticos soldados jacobitas nos explicaron parte de la historia del levantamiento del ’45. Entre risas y bromas nos enseñaron el armamento que usaron lso highlanders escoceses para enfrentarse al ejército inglés, cómo se pone un kilt y el origen de esta prenda. Nos lo pasamos de maravilla y aprendimos una cantidad enorme de cosas.

Y para terminar uno de los días más completos del viaje pusimos rumbo a Fort Augustus, un pequeño pueblecito a orillas del Lago Ness. Es un pueblo muy coqueto con casitas adornadas con flores en las ventanas y donde encontramos algunas preciosas piezas de artesanía en sus tiendas.

Aunque lo más impresionante fue el sistema de esclusas que tienen para conectar el río que atraviesa el pueblo con el lago Ness y salvar el desnivel existente. Nosotros tuvimos la suerte de verlas en funcionamiento y el ruído del agua al abrirse la compuerta y comenzar a llenar la esclusa es ensordecededor. A Rafael le encanto verlo. Aquí tuvimos el que es sin duda el parking más barato de todo el viaje: 1 libra por 10 horas de aparcamiento. Además de que si habéis visto la serie The Loch estas esclusas aparecen en varios episodios.

Y para terminar el día visitamos el Páramo de Culloden donde las tropas Jacobitas perdieron míseramente contra las tropas inglesas. La derrota supuso el fin de los clanes, se prohibió el uso del gaélico, del tartan y los escoceses no podían portar armas. Fue una auténtica masacre. Nosotros fuimos al atardecer y ese páramo inspiraba muchísima paz. Las tumbas de los clanes son una de las visitas obligadas. Y de nuevo, si sois fans de la serie Outlander, debías visitar el centro de visitantes y pasear por el terreno yermo de Culloden.

La visita al Lago Ness creo que es indispensable en cualquier viaje a Escocia, se puede creer en el monstruo o pensar que es sólo fruto del folklore, pero disfrutar de esos paisajes, de esa historia, incluso de esos mitos es lo que merece la pena cuando se viaja a otro país.

Y por supuesto, no te pierdas los post sobre

-Consejos para viajar a Escocia

-Resumen de nuestro viaje por Escocia

Anuncios

One Comment on “Lago Ness y Culloden

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: