Stirling

que hace poco que he publicado mi

Fue yendo a Stirling cuando nos ocurrió aquel pequeño incidente que me llevó directa a un rincón de mi memoria que pensaba que tenía olvidado.

Al llegar a Stirling nuestra primera parada fue el monumento a Rob Roy (Rob el Rojo) está considerado como el Robin Hood de los escoceses. Yo conocía su leyenda gracias a la película de Liam Neeson. El monumento está muy cerca de la increíble cuesta que sube al castillo.

 

Subimos la cuesta y cuando llegamos arriba nos dimos cuenta de que nos habíamos olvidado el Explorer Pass en el coche. Así que me tocó bajar para recuperarlo y luego volver a subir. Mientras subía por segunda vez vi que había un autobús que cubría el trayecto hasta el castillo. Lo digo por si alguien no tiene ánimo suficiente como para subir a pie.

El castillo de Stirling es de los que más me ha gustado de este viaje. Se ecuentra en lo alto de una colina y está rodeado de acantilados por tres de sus lados. Al entrar lo primero que ves son los jardines de la Reina Ana, una extensión de césped entre la muralla principal y la muralla interior del castillo. Las vistas desde allí son preciosas.

 

Prácticamente todo el interior del castillo se puede visitar. A mí me sorprende sobre todo el hecho de que vemos las paredes desnudas y hay que hacer un pequeño esfuerzo e imaginárselas con el fuego ardiendo en las chimeneas, tapices y alfombras cubriendo paredes y suelos y la actividad frenética de los sirvientes. Verlo a pleno funcionamiento tenía que ser un espectáculo maravilloso.

 

Desde el patio del castillo se puede observar a lo lejos el monumento a William Wallace que visitamos esa misma tarde. El patio está fortificado con cañones, como ya habíamos visto en el castillo de Edimburgo.

11

Por la tarde nos acercamos al monumento a William Wallace que se encuentra a mitad de camino entre Stirling y Alva, que es el pueblo donde estuvimos durmiendo durante tres días. A pesar de que estábamos en el mes de agosto y es temporada alta, el monumento cerraba a las 6 de la tarde, así que lo tuvimos que visitar sólo por fuera porque ya estaba cerrado cuando llegamos. Fue una pena, porque personalmente me apetecía bastante conocer un poco más sobre la historia de William Wallace.

 

Está claro que todos tenemos un poco de idea sobre este personaje histórico escocés gracias a la película Braveheart de Mel Gibson, pero la película adorna algunos hechos o no los cuenta todos, y yo quería conocer la verdad detrás de personaje. No pasa nada, nos tocará volver a Escocia para poder visitar el monumento. Éste es una torre situada en la cima del monte Abbey Craig, en parte de los terrenos en los que William Wallace derrotó al ejército inglés en la famosa batalla del Puente de Stirling.

A pesar de que no pudimos entrar al monumento, sí que subimos hasta arriba y disfrutamos tanto del trayecto como de las vistas que hay desde la base de la torre.

 

Una cosa que nos sorprendió fue el ambientazo que tenía Stirling un viernes por la noche. El centro de la ciudad estaba hasta arriba de gente cenando en restaurantes o tomándose una copa en los bares y pubs. A pesar de que hacía bastante fresquete para ser el mes de agosto, había muchísima gente en la calle. Es una ciudad muy animada.

¿Habéis visitado ya Stirling? ¿Y el monumento a William Wallace?

 

Y no te olvides que hace poco que he publicado mi primera novela, la puedes encontrar en todas las plataformas digitales.

Anuncios

One Comment on “Stirling

  1. Pingback: Fort William y Oban – Cosas que nadie me dijo antes de ser madre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: