El cuento de la criada

Hoy vengo a hablar de una serie de televisión (no, no es 13 Reasons Why, que a mí me gustó, a pesar de sus clichés y del hecho de que si Hannah hubiera empleado toda la energía que puso en hacer las cintas en hablar directamente con cada uno de los protagonistas no hubiera acabado como acabó) sino la mucho más aterradora El cuento de la Criada.

c1

La serie está basada en la obra del mismo nombre que Margaret Atwood escribió en 1.985. No he leído el libro (aunque ya lo he comprado para hacerlo próximamente) pero la serie me ha dejado con el estómago revuelto y la cabeza embotada, sobre todo porque como dice la propia Atwood “todo lo que ocurre en la obra ya ha sucedido o está sucediendo en alguna parte del mundo” y eso es lo que da pánico.

La historia ocurre en la república teocrática de Gilead (anteriormente conocido como Estados Unidos). La contaminación atmosférica ha provocado una crisis de infertilidad a nivel mundial, una serie de ataques terroristas han provocado que las libertades se hayan visto eliminadas y que se instaure un gobierno militar. Las mujeres fértiles están obligadas a tener hijos con los comandantes en presencia de sus mujeres, pues así o dice la Biblia.

c3

Las mujeres han sido despojadas de todos sus derechos, hasta quedar reducidas a meros recipientes dispuestas a engendrar hijos. Lo doloroso es que conocemos a Defred (una criada no tiene nombre, adopta el nombre de su comandante De-Fred) siendo criada, pero mediante flashbacks nos muestra como era su vida antes de la revolución religiosa. Tenía un marido, una hija, un trabajo, amigas, una cuenta corriente, salía a hacer deporte… En definitiva, era una mujer normal. Entonces empezaron a quitarle lo que era suyo: un aley prohibía a las mujeres trabajar fuera de casa, otra ley les prohibía tener dinero propio, y sus ahorros pasaban al familiar masculino más cercano, se les despojaba el derecho a leer, a escribir, hasta al final quitarles incluso algo tan íntimo como su propio nombre.

c5

El personaje principal está encarnado por Elizabeth Moss, que a mí al principio no me convencía, pero reconozco que me ha acabado encantando su interpretación. Los secundarios son de puro lujo Yvonne Strahovski, Joseph Fiennes o Ann Dowd son personajes que se odian muy fácilmente, aunque gracias a los flashbacks descubrimos que, a su manera, todos han tenido que renunciar a cosas para llegar a donde están. Y no puedo olvidar a Alexis Bledel que hace un papel discreto pero que tiene los últimos 30 segundos del tercer capítulo en los que, sin decir ni una palabra, es capaz de hacer que al espectador se le pongan los pelos de punta.

c2

Creo que en pleno debate sobre la gestación subrrogada, el aborto o el feministo esta serie es más necesaria que nunca. Nos muestra como las mujeres vuelven a perder el control de su existencia (con lo mucho que nos ha costado conseguirlo), como unos cuantos deciden cual debe ser el pensamiento único de todos, y no tienen miedo de usar la violencia para conseguirlo.

Me quedo con la conversación entre June y la embajadora mexicana:

  • You don’t understand, my coutry is dying.
  • My country is already dead.

Lo dicho, una serie muy recomendable, con algunos momentos bastante duros, pero que deberían hacernos reflexionar para tratar de evitar cometer esos errores.

Anuncios

2 Comments on “El cuento de la criada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: