Convertirse en héroe

De pequeños todos hemos soñado con ser super-héroes, con combatir las injusticias y hacer el bien salvando a la ciudad. Conforme nos vamos haciendo mayores nos damos cuenta que es muy difícil mantener ese sueño, aunque no imposible. Se cambia la capa por una inscripción a Médicos Sin Fronteras, los rayos X de los ojos por hacer una buena acción diaria y la super-fuerza por tratar de ser más ecológicos comiendo local y bio.

Pero a pesar de que tratas de combatir las injusticias y de hacer el bien no tienes esa super-sensación que tienen los super-héroes. Pero eso cambia cuando tienes hijos y se les rompe algún juguete que puedes reparar. Esta mañana se le ha salido la rueda a un autobús que tiene Rafa, ha venido desesperado gritando ¡se ha roto! ¡se ha roto! Le he puesto la rueda en su sitio (cosa de 30 segundos) y no os podéis ni imaginar la cara con la que me ha mirado después. Es la cara con la que la gente de Gotham mira a Batman cada vez que echa de la ciudad a un villano, es la cara que pone la gente normal cuando se encuentra cara a cara con su héroe. Se ha ido tan contento gritando ¡arreglado!

foto2

Y esa es una sensación maravillosa. ¿Os pasa a vosotros también?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: